quarta-feira, 19 de abril de 2017

Fallece el "obispo" de Tui

En la madrugada del lunes falleció en la Residencia Paz y Bien de Tui Ricardo García Fernández, canónigo emérito de la catedral de Tui y expárroco tudense
Era conocido en la ciudad fronteriza como el "obispo" de Tui, por su dedicación a la catedral, que regentó con dedicación, como recordaba ayer el Obispado. Don Ricardo había nacido en Tui el 31 de enero de 1929, en la calle Sano Telmo. En 1940 ingresó en el Seminario Conciliar Diocesano de Tui. Fue ordenado presbítero el 31 de mayo de 1952, Vigilia de Pentecostés, en la clausura del XXXV Congreso Eucarístico Internacional de Barcelona. Comentaba con gran satisfacción que en un solo día, en el Estadio de Montjuich, salieron 820 sacerdotes. El año 1954 hizo la licenciatura en Historia de la Iglesia en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma.
A partir de 1955 ejerció como profesor de Latín en el Seminario tudense, y dos años después como formador del mismo centro. En 1962 fue nombrado ecónomo del Sagrario de la Catedral de Tui, pasando a párroco de la misma en 1988. Desempeñó destacados cargos a nivel diocesano como delegado episcopal para el servicio del clero (1969) y miembro del Colegio de Consultores (1984-1990). Permaneció activo en la atención de su parroquia natal más de cuarenta años. 
Desde 1973 era canónigo de la catedral, a la que atendía con particular diligencia, no en vano alguna vez se refería como "mi catedral". 
En 2003 se jubiló como párroco de Tui y se encargó con dedicación plena al culto del principal templo de la diócesis de Tui-Vigo, esmerándose en su cuidado material y en la acogida a los peregrinos.
Como buen tudense, manifestaba una entrañable devoción a Sano Telmo, patrón de Tui y de los navegantes. Vivía intensamente la solemne novena e incentivó el hermanamiento con las cofradías de las diversas poblaciones que honran al santo dominico.
En mayo de celebró 2016 sus bodas de diamante sacerdotales y entonces sólo pidió que "Tui no pierda sus raíces históricas y cristianas".
in Atlántico Diário