sábado, 27 de abril de 2019

Vecinos del casco viejo tudense perderán sus ayudas si no se ejecuta una obra

El gobierno local propuso la reforma de la Plaza Frómista pero ni la oposición ni cuatro de sus ediles apoyaron el crédito para el proyecto, que tampoco tiene la autorización de Patrimonio
La plaza de Frómista, localizada en el Conjunto Histórico de Tui, permanecerá en su estado actual después de no prosperar durante el pleno la dotación de crédito para cofinanciar su urbanización dentro del Plan Estatal de Vivienda 2013-2016. El proyecto de reforma defendido por el alcalde, Carlos V. Padín, no convenció ni a los grupos de la oposición ni a parte de sus compañeros de gobierno: PSOE, BNG, Alternativa Tudense, Son de Tui y el no adscrito José Parada votaron en contra, los concejales del PP y Andrés Urseira (Ciudadanos Tudenses) se abstuvieron y solo el regidor local, Freiría, Mila González y Da Silva (que le acompañan en su lista) votaron a favor.
Según se dejó claro en el pleno, tanto por el alcalde como por los concejales, esto pone en peligro las ayudas que una veintena de propietarios del casco viejo solicitaron dentro del Plan Estatal de Vivienda, pues, si el Concello no ejecuta una obra en la zona vieja a este plan antes de 30 de septiembre, los vecinos deberán devolver el dinero de las subvenciones.
El proyecto de reforma de la plaza Frómista (valorado en 67.000 euros, de los cuales las arcas municipales asumirían el 82% y el Estado el 18%) fue criticado por la imposibilidad de hacerlo realidad antes del 30 de septiembre sin tener todavía el visto bueno de Patrimonio. Alternativa Tudense, José Parada y Son de Tui recomendaron al alcalde sustituir dicha obra por otra menos compleja y más rápida para cumplir el plazo. El cambio de iluminación del casco viejo y el arreglo de los jardines de Troncos y de la Alameda fueron sus propuestas, pero el alcalde indicó que estas actuaciones ya estaban contempladas en el Plan Concellos.
La dotación de crédito para ejecutar una senda desde Tui hasta el límite con Salvaterra sí que contó con el beneplácito de toda la corporación, pues el anterior gobierno también se había interesado por este sendero encargando un proyecto. Se aprobaron los 900.000 euros en los que está valorada la obra y las 500 expropiaciones de pequeños terrenos necesarias para realizar la senda. "Es un proyecto necesario e importante", destacó el BNG; valoración que compartió el resto del plenario. También coincidieron con que "es materialmente imposible ejecutar esto este año", según el PSOE.
El cambio de denominación de la calle "Paseo General Mola" por el de "Paseo Familia Álvarez Blázquez" para cumplir con la Ley de Memoria Histórica fue aprobado por unanimidad, al igual que los puntos que hicieron referencia a asuntos derivados de la explosión de Paramos. Se aprobó la ordenanza que regula las ayudas del Concello para los afectados; el crédito de 857.000 euros para contribuir a la reconstrucción de primeras y segundas viviendas; y una bonificación del 95% en el ICIO.
La sesión fue la última ordinaria de la presente legislatura, por lo que el alcalde dedicó unas palabras de despedida a los concejales que no se presentarán a las elecciones del 26 de mayo. Entre ellos destaca Miguel Ángel Capón, que tras 32 años en la corporación no concurrirá a los próximos comicios. Este no quiso irse sin solicitar las siguientes mociones: una propuesta para que se entregue a todos los ediles salientes un CD con las actas de los plenos y juntas de gobierno y la proposición de que la dedicación de las instalaciones deportivas Álvarez Durán se comparta con Antonio Sánchez Franco.
in Faro de Vigo

Sem comentários:

Publicar um comentário