quarta-feira, 2 de maio de 2018

Play-Doc clausura su edición más internacional y cercana a los tudenses

Cifran en unas 8.000 las personas que pasaron por las proyecciones, talleres, conciertos y actividades - El público disfrutó del Cinema Doméstico, con filmes caseros en súper ocho
Play-Doc Festival Internacional de Documentais de Tui ha sido este año una muestra de lo que puede conseguirse con imaginación, ilusión, tesón, buen liderato y equipo eficaz. Ayer, día de la clausura, en el balance provisional, se cifraba en 8.000 el número de personas que pasaron por las proyecciones, talleres, conciertos y actividades que ha ofrecido esta décimo cuarta edición, durante los seis días de programación.
Los directores Ángel Sánchez y Sara García definen que ha sido el festival "más internacional, más cercano, con mayor presencia de cineastas, programadores y críticos de todo el mundo, combinado con el protagonismo de los vecinos en la gran pantalla" del Teatro Municipal, con la proyección de un montaje de 35 de grabaciones en súper 8 de los años 60, 70 y 80, aportadas por autores de Tui. Sus películas fueron antes recuperadas en colaboración con La Cinematográfica y Cafés Candelas.
El incendio de la fábrica de Cam Fran, escenas domésticas, una boda, esquí náutico en el Miño, fiestas de San Telmo, entre otros, hicieron ayer las delicias de los asistentes.
Ángel Sánchez destacó que "me gusta que el festival sea tan internacional y que, a su vez ponga en valor el protagonismo de la ciudad. Abrimos y cerramos con Tui". Ángel y Sara dejan constancia de la generosidad de los cineastas y los invitados al festival que durante días comparten su obra, experiencia y conocimientos con el público. "Muchos de ellos no saben lo que se van a encontrar en Tui, todos destacan que supera sus expectativas y que encuentran un lugar lleno de magia. Todos están animados a volver", dicen.
Los directores piensan que un premio del Festival podría ser "una estancia de un mes en Tui para que los premiados puedan trabajar en sus películas, por lo fascinados que se van del lugar. Uno de los directores, Peter Emanuel Goldman, se abrazó a un árbol del Aloia, enamorado de la naturaleza. El Festival se dedicó a Leo Cardell. Amor infinito.
in Faro de Vigo