terça-feira, 23 de maio de 2017

Mueren en Tui las dos únicas crías de cigüeña que habían nacido en el sur de la provincia

El viento arrancó la copa de la palmera afectada por el picudo rojo donde se encontraba el nido
Han muerto las dos crías de cigüeña blanca (Ciconia ciconia) que habían nacido en lo alto de una palmera de Tui afectada por el picudo rojo. Iban a ser los primeros cigoniños en salir adelante en la provincia de Pontevedra después de muchos años sin que se registrara ninguna reproducción. El viento que sopló la madrugada del domingo pudo con lo que quedaba de la copa de la vieja palmera sobre la que se asentaba el nido. Las ramas que una pareja de cigüeñas fue juntando desde marzo cayeron sobre el jardín de la vivienda de Areas. Las cigüeñas adultas pudieron volar, pero murió un cigoniño ya nacido hace una semana y otro que estaba rompiendo el huevo.El incidente ha causado mucha tristeza. El nido se encontraba cerca de la carretera de Tui a A Guarda, junto al acceso a Portugal, un lugar que atraviesan miles de personas a diario. Muchas personas paraban al borde de la carretera para hacer fotografías del nido, contemplar el vuelo de las cigüeñas a corta distancia e incluso escuchar su característico crotoreo. Técnicos de la Xunta, agentes de la Guardia Civil y miembros de la asociación naturalista do Baixo Miño acudieron a la vivienda para recabar datos sobre este suceso.El presidente de Anabam, Agustín Ferreira, destacó que supone una pérdida muy importante para la ornitología de O Baixo Miño y de la provincia de Pontevedra en general. «Era la primera vez que teníamos cigüeñas anidando en esta comarca, con lo cual su área de expansión estaba aumentando», manifestó ayer.No obstante, los expertos en la observación de aves tienen esperanzas en que las cigüeñas vuelvan a intentar anidar por la misma zona este año. «Seguramente vinieron para criar todos los años, tenemos el precedente de As Gándaras de Budiño, donde la pareja no regresó, pero aquí tenemos dos, la de Areas y otra en Arao, Portugal». Agustín Ferreira valoraba a pesar de todo que se respetara en todo momento la nidificación y que la presencia de la pareja de cigüeñas en Areas resultó atractiva para muchas personas, lo que sirvió para concienciar a la población sobre la diversidad de aves existente en el tramo final de la desembocadura del Miño.La presencia de esta especie no ha sido siempre constante, con épocas de más de 20 años sin avistarse. En 1989 se detectó sobre lo alto de una chimenea de O Cerquido la primera nidificación de cigüeña en mucho tiempo.
in  La Voz de Galicia