quarta-feira, 10 de maio de 2017

El 50% del tráfico entre España y Portugal atraviesa el río Miño

El diputado de Cooperación Transfronteriza de la Diputación de Pontevedra, Uxío Benítez, hizo un llamamiento para mejorar la movilidad entre la provincia de Pontevedra y el Alto Miño portugués “con hechos”. Según subrayó, la frontera del Miño soporta casi la mitad (el 47 por ciento) de los flujos de vehículos ligeros registrados entre Portugal y España, siendo la frontera de Valença-Tui el punto fronterizo con mayor intensidad media diaria de tráfico de pasajeros a nivel estatal, con valores claramente superiores a los registrados en la frontera del Algarve. “Las fronteras siempre presentaron problemas de movilidad. Los gobiernos deben abordar como resarcir esas limitaciones de la frontera. Queda mucho por hacer, sobre todo en la raya del Miño”, subrayó.
Benítez destacó que “Galicia es hoy el principal cliente portugués en España, lo que supone cada vez más un fenómeno de integración transfronteriza en la Península Ibérica”, indicó, para añadir que “si fuera un país autónomo, Galicia sería el octavo mayor destino de exportación de Portugal, con valores de exportaciones más altos que los registrados a Italia o a la Bélgica y cerca de tres veces superiores a los destinados al Brasil”. Asimismo, hizo referencia también a los importantes flujos turísticos entre el sur de Galicia y Portugal, siendo las pernoctaciones de viajeros de ambas parten un importante porcentaje en los establecimientos hoteleros gallegos y portugueses, así como la afluencia de los vecinos a los diferentes aeropuertos de la Eurorregión.
Por este motivo, Benítez destacó la importancia de la celebración, este viernes, de las Jornadas sobre Cooperación Transfronteriza que la Diputación de Pontevedra, y la USC, va a celebrar en Tui (Edificio Área Panorámica). En ellas estarán presentes representantes internacionales de diferentes organizaciones, que aportarán su visión y experiencia sobre los trabajos de movilidad puestos en marcha en diferentes regiones y territorios europeos y españoles y que servirán de ejemplo para el futuro de la nueva Agrupación Europea de Cooperación Territorial Río Miño, a punto de nacer. “La raya gallego-portuguesa se presenta como un campo de estudio privilegiado de las relaciones transfronterizas. Hay que profundizar en la reflexión sobre las posibilidades de reforzar la movilidad transfronteriza en todos los campos y alcanzar un know-how que contribuya a la puesta en marcha a corto plazo de iniciativas que acerquen las sociedades de la raya entre el Sur de Galicia y el Norte de Portugal”, aseguró.
En todo caso, según explica Benítez, la verdadera apuesta por la movilidad sostenible a nivel de Eurorregión Galicia-Norte de Portugal debe ser el ferrocarril, ya que su ejecución con altas prestaciones entre Porto y Vigo donde enlazará con el AVE Atlántico gallego, constituirá un grande elemento vertebrador. “Este nuevo transporte ferroviario actuará como uno “metro eurorregional”, permitiendo la movilidad inter-ciudades en función de los diferentes motivos de desplazamientos. Tendrá efectos en los mercados laborales, en la movilidad de los recursos humanos, en la actividad empresarial y sin duda en el sector turístico, y reforzará la cohesión económica, social y cultural”, destacó. 
Benítez recuerda que no fue hasta finales de los años 180 cuando se comenzó a producir algún tipo de reflexión sobre las políticas de transporte y las infraestructuras a nivel global de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal. Hasta entonces, lo que se produjo fue una respuesta individualizada y separada a uno y a otro lado del Miño. La finalización de la autopista entre Ferrol y Lisboa (mediante la terminación de la AP-9 gallega y la A-3 portuguesa) marcó un hito histórico que permitió la vertebración de la franja litoral de la Eurorregión, su espacio más dinámico. “Una vez terminada esta auténtica “espina dorsal”, hay que seguir avanzando en la vertebración tanto exterior como interior de la Eurorregión, no solo en las infraestructuras de transporte terrestres,  sino también en lo que se refiere a las infraestructuras aéreas y marítimas. Queda mucho por hacer”, insistió el diputado.
in Atlántico Diário