quinta-feira, 9 de março de 2017

A depilarse a Portugal

Un centro de estética de Tui cierra y les dice a sus clientes que vayan a Valença
Más de treinta clientes afectados por el cierre de la clínica Conláser de Tui han creado una plataforma para protestar ante lo que consideran una cacicada de la dirección de la empresa: «Nos enteramos sin previo aviso por un cartel que colgaron en el local, que además pone que reabriría el 1 de marzo, Muchas personas tenían citas, habían pagado ya las sesiones...», señala Adrián Díaz, uno de los afectados por este inesperado cierre.Este tudense había pagado 300 euros por un bono de trece sesiones, pero solo había recibido ocho servicios. «Pero hay muchos afectados que están en una situación mucho peor, que también han abonado por adelantado las sesiones y que han perdido mucho dinero pues han perdido las citas que tenían programadas ante el cierre repentino de la empresa», asegura Adrián Díaz.Previsiblemente, esas cerca de treinta personas afectadas aumentarán en los próximos días, pues la compañía no avisó a sus clientes del cierre, por lo que hasta que acudan a su cita programada y lean el cartel de la puerta, no sabrán cual es la situación. Una de las trabajadoras reconoce que la mayoría de bonos se compran por Internet y que se pagan por adelantado, antes de las sesiones de depilación.La solución que la empresa les ha dado no les convence en absoluto. Dicha solución consiste en ir a completar las sesiones que tienen pagadas a una clínica de estética Probe de Valença do Minho, «Nosotros firmamos el contrato con Conláser. No nos parece normal que otra empresa les haga su trabajo. No vamos a ir a Portugal». Así de claro se muestra Adrián Díaz. Precisamente, la clínica portuguesa asegura que el acuerdo solo incluye a los clientes que han comprado su bono en la sede física de Tui, no a los que lo han hecho a través de la web, que son la mayoría. DespidoUna empleada del establecimiento que la empresa de depilación Conláser tiene en Tui, fue a su puesto de trabajo, como un día cualquiera, el 22 de febrero. Allí la esperaba la directora de la compañía, para comunicarle sin previo aviso que recogiese sus cosas porque estaba despedida. Debía abandonar su puesto esa misma tarde. El motivo era que la compañía iba a cerrar de forma permanente el establecimiento que tenían en la Travesía do Foxo de Tui debido a que, según ellos, no les era rentable económicamente. La situación se volvió surrealista cuando operarios contratados por la empresa empezaron a desmantelar el local mientras esta empleada seguía depilando a los clientes que aquella mañana tenían cita en la clínica.Si la compañía no les da otra solución, irán a los tribunales para reclamar lo que les corresponde. Esta medida ya la ha tomado la mencionada empleada, que asegura que la empresa le debe al personal el sueldo de diciembre, enero y febrero y que tampoco les ha pagado el finiquito que les corresponde.No es la primera sede que Conláser cierra en España. La compañía cerró también recientemente dos locales en Gijón y Alavés sin previo aviso. En la sede de Gijón, algún cliente tenía cuotas pagadas hasta el 2019. La plataforma de afectados asturiana asegura que son más de dos mil personas las que han perdido su dinero debido a esta situación y que siguen sin solución.
in La Voz de Galicia