domingo, 8 de maio de 2016

Os Muiños de Bade, Cerdal

Hace unas semanas Joaquín un amigo de mi padre, me habló de unos molinos que estaba rehabilitando su hermano en Bade (Portugal) y me invitó a verlos para contarlo en molaviajar.
Bade es un pueblecito que queda cerca de la frontera con España, si vas por la carretera nacional pillando el desvio a Cerdal ya verás la indicación a este lugar.
Era un día soleado con muy buena temperatura después de haber llovido casi durante todo el mes en Galicia. Después de 30 min en coche desde Vigo llegamos.
Dentro lo primero que te encuentras es una pieda colgando ” A PEDRA DO TEMPO” la cual  indica el tiempo que hace.
Como podréis leer debajo de la piedra colgando, vemos otra piedra que te explica que si la piedra está mojada es que llueve, si está seca es que el tiempo es seco, si esta blanca es que está nevando, si no la ves es que está con niebla y si se mueve es que hace viento hehehe, por eso se llama la piedra del tiempo. Muy buena!!!!
Seguimos andando y nos recibe Jaime el dueño de todo este lugar y hermano de  Joaquín. Lo primero que nos enseña es su casa, que es un antiguo molino rehabilitado.
Dentro vemos su colección personal. Tiene de todo y lo tiene tan bien puesto que yo alucinaba. Jaime es muy viajero y allá donde va trae cosas para su colección.Te puedes encontrar entre muchas cosas máscaras de todos los países del mundo, sombreros, platos, asientos chinos, pinturas, artesanía mundial… Yo alucinaba como veis en las fotos.
Salimos de la casa y cruzamos un puente dirección los molinos pero antes paramos en la “piscina natural” que forma el río, porque no llevaba bañador que sino allí me tiraba de cabeza, mirar que gozada imaginaros aquí dentro.
Seguimos nuestro camino hacia los molinos que están subiendo un poquito la colina.
Joaquín me explicaba que su hermano Jaime se dedicaba a la construcción, hace 5 años cuando se jubiló decidió comprar unos terrenos en Bade. Estos terrenos tenían molinos que pertenecían a varias familias con el derecho de moler en ellos, esto se contabiliza en horas y Jaime fue a esas familia para comprarle esas horas y quedarse él con los molinos para empezar su proyecto de restauración
El y un ayudante lo hacen todo, todos los días, da igual que llueva o haga sol, van allí a trabajar, así desde hace 5 años.

Como veis los molinos aun no están restaurados por completo, aun falta mucho trabajo por hacer pero este lugar es un sitio mágico, si quieres desconectar este es el sitio donde venir. El ruido de las cascadas, los arboles que se mueven por el viento….y lo tiene todo tan cuidado y con tanto detalle que es el lugar perfecto.
Jaime me explicaba todo su proyecto y el funcionamiento de los molinos que databan del año 1779, la idea es convertir estos molinos en pequeñas casitas para alquilar.
Os imaginais pasar unos dias aqui??? que gozada no? Ojalá cuando este acabado en unos años tenga el placer de disfrutar de este lugar mágico.
Esto es todo por hoy, sólo dar las gracias a Joaquín por enseñarme este lugar y pasar la mañana conmigo  e invitarme a comer hehehe 
in Molaviajar