domingo, 12 de junho de 2016

A Valenciana Solange Pereira, cada vez más confiada de lograr el billete olímpico en el 1.500

El Meeting Iberoamericano, disputado en Huelva, le permitió a Solange Andreia Pereira batir su propia marca personal en el 1.500, parando el crono en 4.10:76. Además de conseguir la mínima para el Campeonato de Europa de Amsterdan, la mediofindista también se coloca a tres segundos de la mínima olímpica, reforzando su confianza de poder lograr el billete para Río de Janeiro. "Me veo muy cerca de conseguirlo", confiesa. "El que no arriesga no gana y yo voy a seguir intentándolo hasta el final", anuncia. Huelva ha sido la primera parada de su camino hacia Río.
Solange Andreia Pereira se acerca, poco a poco, a Río de Janeiro. En el reciente Meeting Iberoamericano, disputado en Huelva, la mediofondista canguesa paraba el crono en 4.10:76, batiendo su propia marca personal y logrando la mínima en el 1.500 para el Campeonato de Europa de Amsterdam, que se va a disputar del 6 al 10 de julio.
"Estoy muy contenta porque por fin me ha salido la marca que tanto buscaba y he logrado una mínima que tanto se me resistía. Siempre me quedaba a uno o dos segundos y al hacerla ya me quito un peso grande de encima", indica la atleta de origen luso.
Antes de Huelva, su primer gran test serio de la temporada lo había disputado en Manchester. "Fui a probarme. Iba con bastante incertidumbre porque no sabía muy bien cómo estaba, pero la verdad es que me encontré bien, aunque de Huelva salí más contenta incluso, porque mis sensaciones allí fueron mejores que en Manchester, tanto a nivel físico como psicológico. Las sensaciones en carrera fueron muy buenas", explica.
En Huelva se presentó en la pista consciente de lo mucho que se jugaba. "Había chicas muy buenas, con mucho nivel. Y sabía que la liebre iba para mínima olímpica. Mi intención era colocarme cuarta o quinta e intentar aprovecharme de la situación, pero la liebre salió incluso más rápido de lo que le habían pedido. En el primer paso íbamos demasiado rápido y ahí tuve que actuar un poco con cabeza, mantener la calma", rememora. "La verdad es que fui toda la vuelta pensando los pasos que tenía que hacer. Una vez que pasé el 1.000 y vi que iba para marca no podía bajar el ritmo, así que tuve que apretar y esprintar hasta el final para que no se me fuera el tiempo", prosigue.
El resultado, mínima europea. "Esta marca refleja que estoy bien, pero creo que puedo lograr una marca mucho mejor. Mis sensaciones al final fueron muy buenas y creo que ahora mismo estoy para hacer una gran marca", asegura.
La marca de Hueva le da "medio billete" para el Europeo. "Aún no es definitivo, pero va a ser complicado que haya tres chicas con mínima este año", espera. En Amsterdam, el objetivo es claro: "Voy a intentar disfrutar de este campeonato y ojalá pueda estar en la final". Pero su misión no se acaba ahí. "Si pudiera mejorar mi marca y acercarme a la mínima olímpica sería el colofón", anuncia. "Me veo muy cerca de conseguirlo. Ahora mismo me separan tres segundos (la mínima olímpica es de 4:07) que creo que sí que se pueden hacer. En una carrera con unas condiciones idóneas, y en la que me encuentre bien yo, creo que sí que se puede hacer. Estoy muy motivada", anuncia.
Para ello, ha diseñado un estudiado calendario de citas atléticas para intentar certificar la mínima olímpica. "Estoy seleccionando muy bien las pruebas porque tampoco quiero correr a lo loco. El que no arriesga no gana y voy a seguir intentándolo hasta el final", dice.
La marca lograda en Huelva ha supuesto, además, un gran alivio: "Tenía un poco de miedo en Huelva de irme con las manos vacías porque después de tanto trabajo me iba a llevar un chasco si no salía, pero cuando vi el tiempo en la pantalla ya solo quería llorar de alegría. Pasas una tensión tan grande que cuando ves que has cumplido el objetivo es una inmensa alegría, ya no solo por mí, sino por la gente que me rodea y que me ve todos los días trabajar".
in Faro de Vigo